08 marzo 2009

IGLESIA LUTERANA - PAILLACO









Ubicación : Camilo Henríquez

Propietario actual :

Año construcción: 1940 – 1941

"La iglesia alemana de Paillaco se levantaría gracias a la iniciativa de Manuel Gebauer Klein y al trabajo de sus propias manos. Otros descendientes de los primeros colonos germanos como Francisco Winkler, Juan Siebert, Pedro Schmidt, Daniel Schmidt, Fernando Günther contribuyeron con algunos recursos y maderas para que él, con sus hijos y con su yerno Albino Stange, dieran cima a aquel lugar de meditación, de místicos fervores."

Don Manuel Gebauer Klein fue uno de los agricultores que iniciaron el desmalezamiento y drenaje de los pantanos ubicados al poniente del pueblo, allá en 1919. Procedía de Puerto Varas, donde naciera en 1877. sus padres fueron don Augusto Gebauer y Catalina Klein; el primero nació en Berlín, y la señora Catalina en Hessen. Ellos llegaron como colonos en 1850. A temprana edad, Manuel manifestaría sus condiciones de hábil artesano en cobre y madera, como en carpintería y ebanistería.” (Fuente: Paillaco Crónicas, Alfonso Ross J, pág.189 – 190,)

Esta iglesia Destaca como hito urbano en calle Camilo Henríquez gracias a su forma y su campanario. Es importante por ser un testimonio de una manera de construir utilizada por los pioneros de la ciudad durante la primera mitad del siglo XX, que se relaciona con el uso de la madera y una tipología con elementos comunes a otras iglesias luteranas, pero también con un carácter propio, como el volumen que enmarca el acceso y su torre. Fue una de los primeros edificios religiosos de Paillaco, construido por uno de los personajes destacados de la historia del pueblo. Es una de las obras mas reconocidas y valoradas por la comunidad de Paillaco, tanto por su singularidad como por las historias que hay en torno a ella. Se encuentra en excelente estado de conservación.

Iglesia construida en la década del 40 por Manuel Gebauer. Constituye una de las obras mas reconocibles de los inicios de Paillaco a lo que se suman las historias y mitos generados en torno a ella que forman parte de la memoria colectiva del pueblo. Se recomienda su identificación a través de un elemento distintivo que reconozca su valor histórico.




CONSTRUCCION DE LA IGLESIA

fuente : Iglesia Luterana Paillaco

La construcción de la “ Iglesia Luterana de Paillaco” hay que agradecerla fundamentalmente al agricultor Manuel Gebauer Klein (09.04.1877 + 13.08.1964).

En 1921, para confirmar a sus dos hijas, Manuel Gebauer solicita al, por él conocido, pastor Müntz de Loncoche, que se traslade a Paillaco. De allí en adelante se comienza a proporcionar una constante asistencia espiritual luterana a esta localidad.

Desde 1923, llega el pastor luterano de Osorno, quien hace varias visitas al año a Paillaco, estableciémdose en casa de Gebauer.

Cuando en 1934, se funda la Comunidad Luterana de Paillaco, es lógico pensar que el primer Presidente de su Directorio, fuese don Manuel Gebauer. Los cultos se realizaban en el colegio, pero con una comunidad en crecimiento pronto el espacio se hizo estrecho y además los bancos eran incómodos para las personas mayores.

Frente a esta situación Gebauer dice : “ Si todos colaboran podríamos construir nuestra propia iglesia”.

Sin embargo, surgen dificultades del ámbito ajeno a la iglesia, porque se dice que es primordial y necesario preocuparse, en primer lugar, mas del colegio.

Finalmente se decide construir un Colegio y en el habilitar una sala para realizar los cultos.

Por la experiencia de otras comunidades, a Gebauer no le parece apropiado mezclar demasiado los intereses de la Iglesia con los del Colegio. Frente a esta situación dice : “En tal caso construyo la iglesia solo”.

Manuel Gebauer levanta la obra gruesa, sus hijos y su yerno donan madera y dinero, además colaboran con mano de obra.

El 16 de Noviembre de 1940 estando la iglesia casi lista, fallece la esposa de Manuel, la señora Carolina Berndt de Gebauer.

Este fue un duro golpe para toda la comunidad de Paillaco.

( Con conmovedor dolor, pero como cristiano, asume Manuel Gebauer esta dura prueba a la que Dios lo pone.

El vecino Lüer propone que la que en vida colaboró en silencio con la construcción de la iglesia aún inconclusa, fuese conducida allí antes de su último camino, idea que se concreto.

La iglesia se acondicionó, en los últimos preparativos colaboró incluso con gran dolor, sin sentimentalismos, el desecho marido.

La campana que había sido donada por la comunidad de Chamiza, debía tocar, ya que también había tocado para ambos en su matrimonio. Sin embargo se corta la soga, Gebauer que conocía mejor que nadie la iglesia por él construída, sube a la torre para anudarla y así poder tocar en el último camino de su amada mujer, en el primer culto de la nueva Iglesia de Paillaco.

Gebauer estaba adelante, apoyado en la pared mirando mudo “su” iglesia y a su mujer muerta. La palabra de Dios, sin excepción lo consolaba a él y a todos los reunidos que se veían profundamente conmovidos).

Este fue el primer acto festivo en la nueva Iglesia de Paillaco. La inauguración de la sencilla, pero hermosa iglesia se realizó el 5 de enero de 1941 con motivo de la reunión del Consejo Sinodal realizado en Paillaco.

Extraído de : “Die Geschichte der aus der deutschen Einwanderung entstandenen lutherischen kirchen in chile”. Fritz Mybes 1993.










3 comentarios:

Erico dijo...

Karin - colega:
Me conmueve el hecho de tener la oportunidad de plasmar un comentario , como el que se me solicta.
Leí hace unos minutos la historia de este Templo, y sin investigar aún los detalles pertinentes, adelanto: que tuve la dicha de mantener una amistad muy fecunda con Marlene Faust Gebauer, conocí tambien a otra hermana de Marlen, y sé que le sobreviven a ambas otra hermana, que aún no conozco acá en la V. Región. No me cabe la menor duda, que sus ascendientes tienen estrecha relación con el tema que nos ocupa. Me comprometo a preocuparme del tema.
Marlen en vida estuvo muy preocupada de nuestra relación parental. La pronta ida nos truncó estre gran deseo, que continuaré desenmadejando.
Karin, ... todo mi afecto ...
Erico Menzel Muller. Arqu. Quilpué V. Región

Victor Belmar dijo...

Es un trabajo serio y profesional. Creo que se ha logrado recoger las sensibilidades de la historia de una colonia geremana fundadora de un pueblo y de una fe profunda que se evidencia en las maderas nobles y los espacios cálidos destinado hacia la búsqueda y comunión con la divinidad. Felicitaciones a los arquitectos y carpinteros de entonces y a quienes hoy sabiamente rememoran y ponen en valor esta obra.

Karla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.