01 septiembre 2010

Reumén nace con la llegada del tren

Fuente : www.histproval.cl

Reumén, un pueblo pequeño ubicado en la comuna de Paillaco a 39 grados 59 minutos de latitud sur y 72 grados 50 minutos de longitud oeste, provincia de Valdivia, Décima Región de los Lagos, Chile. Con cerca de 1.200 habitantes.
Nace con la construcción del ferrocarril, construida a fines del siglo IXX, Reumén se levanta en la ribera occidental del río Collileufu, entre las estaciones de lipingue y Paillaco. Por los años 1.888, el señor José Huenutripay vende al señor Rosario Vásquez y a su hijo Nicolás Vásquez Fontena, la mitad de un campo llamado Reumén, en 1.000 pesos. En 1.890, ingenieros de la construcción del ferrocarril, concluyen trazar la vía ferroviaria por la nueva propiedad de los Vásquez y así nacería un nuevo pueblo: Reumén.
A fines de enero de 1.898, se inicia la construcción de la estación y bodega de Reumén y con ello se funda el pueblo. El 29 de marzo de 1.899 se dicta el decreto que autoriza la circulación del tren especial de pasajeros entre la estación Reumén y la de Osorno, con combinación con el tren de Nicolai, entre Reumén y Valdivia. Este tren inicia su recorrido el primero de abril de 1.899. Este medio de transporte producirá un cambio profundo en la región, tanto en la producción como en las relaciones sociales y la vida en general.

Comienza el desarrollo del pueblo
Reumén, la aldea que nació con el ferrocarril, se va a transformar lentamente en un núcleo aglutinador de la población y el censo de 1.907 va a dar cuenta de ello. En el año 1.902 se levanta una capilla provisoria a cargo del misionero sábaro de la Orden Capuchina con asiento en Daglipulli, fray Albino de Lenden. En 1.904 se destina un terreno para el cementerio y en 1.908 se crea la primera Escuela Mixta Elemental Rural Nº3.
Apenas iniciado el siglo xx, llega a Reumén el primer comerciante, el señor Aristodemus Contreras, el cual construye la primera casa en Reumén. En la segunda década del siglo llega a Reumén Toribio Yánez , que instaló un almacén de mercaderías surtidas, llamado “ La montañesa” . Con el correr de los años se van levantando tiendas , almacenes ,etc. A partir de 1.910 se nota en Reumén una actividad comercial que va a ser su característica por muchos años.
Los señores Guillermo Tatter y Hugo Butendick, ambos compradores de maderas, son luego personajes muy activos y queridos por la comunidad reumenina. A trabajar para firmas valdivianas como Ruddolf y otras, llegan a Reumén a principios del siglo un grupo de españoles que se dedican al negocio de maderas y cortezas, entre ellos: el “Coño” Saralegui, Angel Solabarrieta y Florencio Elorz. Ellos.
Ya en los años 20 se encuentran en plena producción varios aserraderos, entre ellos el de Quirino Vásquez Fontena, en tierras heredada de su padre Rosario Vásquez . Quirino Vásquez instala un molino de harina y mas tarde, frente a la estación, funcionará otro más pequeño.
Otra actividad económica importante en el pueblo eran las carnicerías, a consecuencia de todo este desarrollo económico se instalan en Reumén hoteles, restoranes, bodegas de vino, molinos de chicha de manzana y hasta una botica, además de herrerías, zapaterías, peluquerías, media luna del rodeo chileno, estación de combustible, cooperativa agrícola y los almacenes ya mencionados. Se fundaron escuelas, como la escuela Elemental Nº 3 y la escuela Parroquial desarrollada por el sacerdote español Alejandro Corcuera Martínez, llegado en la década de los 50.

La gente se organiza
El pueblo se levanta en los terrenos heredados por Quirino Vásquez Fontena, quien vende a bajos precios los sitios a los vecinos o bien los regala, como regaló el terreno de la cancha de fútbol, más tarde se forma el club “Atlético Reumén”. Hacia 1.931 se organiza la Junta de Adelanto de Reumén, presidida por Martín Hott, quien compra el sitio para que se instale el cuartel de policía. En los años 30 la familia Tatter instala una compañía de teléfonos y el constructor Wenceslao Solís levanta el templo católico, el que se inagura el 3 de marzo de 1.935 con las principales casas del pueblo. En1.940 Heinz Manne instala una empresa eléctrica. En 1.938 se crea la oficina de registro civil, pocos años más tarde nace la Cruz Roja y se levanta una pequeña posta de primeros auxilios; se funda la compañía de bomberos. Nacen también el Club de Tiro al Blanco llamado “Fresia” y el Club Social “Reumén”. En 1.940 se crea la Colonia Agrícola de Reumén. Todo este avance económico traerá consigo la siembra de Trigo y la crianza de ganado.

El tren y lo cotidiano de la gente
Transcurren los años 30,40,50,60 y 70 del siglo xx y es el tren la gran novedad de cada día y la estación el centro social y punto de encuentro obligado. En las tardes de verano, los muchachos van a practicar fútbol, después del regreso del “Osornino” y van a bañarse al río Collileufu para estar limpios y “Olorositos” a la hora de la pasada del tren “Expreso”hacia o desde la capital. A la hora de la pasada del tren, familias enteras acuden a despedir y recibir visitas. Se comentaban por años los accidentes ferroviarios:
-1.927: Salvador Jaramillo atropellado por el tren.
-1.932: Cayó locomotora 542, al rió Collileufu, en Reumén. El maquinista Clemente Arraigada, se salvó tirándose del convoy un minuto antes.
-1.957: Cayó el tren ganadero en el puente Cuinco y el maquinista murió quemado.
-1.960: El terremoto de valdivia en 1.960 deja a la estación en mal estado.
Las más hermosas mujeres llegaban en sus cabalgaduras a la estación de ferrocarriles a comprar revistas de modas, ellas eran las chicas Flores Kauslarich, Paredes Iturriaga, Hermosilla, Burmeister, Gebauer, la “Chelita” Vásquez González. En fin, tantas otras mujeres que arrancaban más de un suspiro a los varones.
El jefe de estación era una verdadera autoridad del pueblo. La llegada de los circos alborotaba a los niños y a mayores. Los estudiantes y su arribo los viernes. Las delegaciones deportivas que tenían sus encuentros de fútbol. Las bodegas colmadas de trigo, los corrales con animales, todo un mundo de vivir que muere con el tren.
Todo el pueblo sabe que nació con el tren, creció junto al riel, por eso busca en su historia y en sus raíces una nueva identidad que les permita valorar y querer aún más a su pueblo, con sus cultivos y manzanos, su río libre y limpio, su juventud sana y alegre, el aire puro y el divisar el campo cada día en medio de los cerezos en flor. El tren se fue, quizás vuelva algún día, pero el pueblo quedó allí y sus
habitantes y los hijos de éstos no desean marcharse, porque aunque no sea un pueblo grande; ? qué duda cabe!, Reumén es un pueblo grande.

2 comentarios:

Héctor Sandoval Fuentes dijo...

Excelente reseña del pueblo donde nací.Gracias

Héctor Sandoval Fuentes dijo...

Excelente reseña del pueblo donde nací.Gracias